Historia
Concello
Situación
Socio-Economía
Parroquias
Perfil del Contratante
Cultura
Historia
Patrimonio
Turismo
Rutas
Turismo Rural
Gastronomía
Calendario Festivo
Teléfonos Interés
Contacto
 
En la historia de O Saviñao, vemos que las primeras muestras de ocupación que conocemos son la mámoa de Abuime y los numerosos restos de la cultura castreña que, ponen de manifiesto la humanización temprana de estas tierras del sur de la provincia de Lugo. Durante la cultura castreña, los habitantes de los castros de O Saviñao, pertenecieron a la tribu de los Lemavi, citada por Tolomes, y fueron vecinos de los Seurri, habitantes de los actuales municipios de Sarria-Taboada. Durante esta época O Saviñao registró una importante ocupación del espacio.

Entre el S. I y IV de nuestra era se desarrolló el asentamiento y dominio romano sobre el Noroeste lucense, período en el cual podemos datar la construcción de la vía romana quen en tierras de O Saviñao concluía en los Codos de Belesar. Se trataba de una vía secundaria dentro del esquema vial romano.

Otros restos de la presencia romana provienen de distintos hallazgos encontrados en castros romanizados: cerámica hecha con "tierra sigilada", monedas, la pieza pétrea de Abuime, o la misma escultura Mourelos. Con el derrumbe del imperio Romano a finales del S. IV, se va a iniciar una etapa que servirá de transición hasta la Edad Media.

De esta etapa apenas quedan serie de topónimos: Sixiriz, Arxeriz, Meitriz, Alperiz o Reiriz entre otros.

Será el S. VI, al calor de la labor de Martín Dunio, gran impulsor del monacato, cuando encontremos referencias explícitas de la "Ribeira Sacra".

Entre los S. VI y VII, hay que encuadrar la creación de los primeros cenobios en tierras de O Saviñao, pues aunque no hay una documentación específica, si existen documentos que hablan de fundaciones y donaciones a partir del S. X, lo cual hace suponer que existían, siendo ejemplos de ellos Santo Estevo y San Vitorio de Ribas de Miño o Diomondi. De esta etapa medieval también se conservan una serie de sarcófagos (Louredo y San Sadurniño de Piñeiró), restos residuales de lo que fueron las tumbas de personajes importantes en el contesto sociopolítico de O Saviñao.

Entre la etapa final y la Edad Media, y el comienzo de la Edad Moderna, encontramos a O Saviñao inmiscuído en los graves conflictos sociales que conmovieron la sociedad gallega: progresivo control económico y social de la nobleza y luchas sociales, entre la propia nobleza y los habitantes de las ciudades, con la participación de campesinos y clero.

Durante el S. XVIII, se instituyeron la mayoría de mayorazgos de O Saviñao, períodos en el que las distintas casas establecieron y redondearon sus dominios, situación que se mantuvo durante el S. XVIII, para cambiarla drásticamente a partir de la segunda mitad del S. XX. Durante esta centuria la población del municipio era muy similar a la de hoy en día, si tenemos en cuenta datos aportados por Pascual Madoz, para la primera mitad del S.XIX
 
Castro de Vilacaiz
San Estevo de Ribas de Miño
 
Pazo de Arxeriz
Instalación de dúas caldeiras de biomasa marca Biocurve BCH100 de potencia total 200kW (100 kW de potencia unitaria), de alto rendemento e tecnología de condensación, sistema calefactor centralizado (Distric Heating) rede de distribución que alimenta os diferentes edificios (casa do concello, xulgado de paz, centro de saúde e centro infantil), sistema de almacenamento de combustible en local anexo, con sistema de alimentación pneumático ás dúas caldeiras, dous depósitos de inercia e resto de elementos precisos para a correcta instalación, así como a obra civil asociada